Jugamos a… Los Ríos de Alice

Los Rios de Alice - Delirium - Playa

Creo que no me equivoco si digo, de memoria, que Los Ríos de Alice es el juego al que más líneas hemos dedicado en GameTokia. No es de extrañar, desde que la gente de Delirium Studios nos habló de este proyecto, una aventura clásica con música de Vetusta Morla, inspirada en las propias letras de la banda, teníamos ganas de poder catarlo. Cuando se lanzó finalmente en el market de Google, un par de semanas atrás (también está en iOS desde hace unos días), estuve algo silencioso por compromisos ajenos a este sitio, pero ahora que he podido dedicarle el tiempo que se merece, retomo mi responsabilidad de hablaros sobre esta personalísima obra del estudio bilbaino.

Nos hemos acostumbrado a que las grandes desarrolladoras y el mercado generalista revisiten con cuentagotas algunos géneros o esquemas jugables que, tiempo atrás, formaban parte del núcleo duro de la industria del videojuego. La aventura gráfica, que vivió su edad de oro con LucasArts como abanderado en los ordenadores personales de la primera mitad de los años 90, es uno de esos géneros. Afortunadamente, la vertiente alternativa (indie y no tan indie) de la esfera videojueguil no ha olvidado aquellos tiempos, manteniendo la llama hasta nuestros días. Y hoy la aventura parece vivir un resurgir, visto el interés creciente que levantan, por poner un ejemplo muy claro, las producciones de Telltale Games (con origen, precisamente, en una escisión de LucasArts).

Los Ríos de Alice - Pantalla de Inicio

En este contexto y apostando por las plataformas móviles (smartphones y tablets), nos llega el último título de los independientes Delirium Studios. Eso sí, sin ánimo de medirse de tú a tú con los referentes del mercado. No le hace falta. Los Ríos de Alice no busca satisfacer al instante a un público amplio, ni siquiera dentro del propio género. Prueba de ello es que las palabras, de importancia vital en otras aventuras gráficas, cumplen aquí un papel totalmente secundario. Lo único que leeremos serán ciertos fragmentos tomados de canciones de Vetusta Morla, que sirven como pistas, y un puñado de instrucciones básicas sobre el funcionamiento del juego. Así, las “conversaciones” con los personajes que Alice se encuentra en sus sueños se desarrollan a base de pictogramas. Toda una declaración de intenciones.

El apartado artístico está cuidado con mucho mimo. En lo visual, huye de convenciones a base de acuarela, tinta y grafito, planteándonos un estilo de particular belleza, que difícilmente veríamos, por ejemplo, en una consola. El único pero pueden ser las pantallas de carga, simplonas en comparación con las pequeñas maravillas que nos muestra el juego. Los escenarios son cuadros animados en los que la música (o su ausencia) ambienta a la perfección el mundo onírico en el que nos movemos. Entre los temas compuestos especialmente para la ocasión por Vetusta Morla, instrumentales (salvo excepción), a menudo podremos apreciar melodías inspiradas en la discografía de la banda, algo que gustará especialmente a sus seguidores. La sensación general de tranquilidad que transmiten sonido y arte gráfico, no se ve interrumpida ni en los momentos puntuales en que tendremos un tiempo límite para resolver un puzzle determinado.

Los Ríos de Alice - El niño que miraba a las estrellas

Controlar a Alice es muy sencillo e intuitivo . Igual que en otras aventuras de este estilo, bastará con pulsar en un punto del escenario para desplazarnos e interactuar, o arrastrar un ítem del inventario para usarlo, además de disponer de cuatro comandos básicos, representados por sus respectivos iconos – “coger/usar” (mano), “observar” (ojo), “hablar” (boca) e “ir” (pies)-, para relacionarnos con el resto de personajes y otros elementos en pantalla. Este sistema solo se resiente al mover a nuestra protagonista entre escenarios, ya que los puntos concretos en que debemos situarnos no siempre son los más intuitivos.

La complicación de los retos que se nos plantean varía en función de nuestra capacidad de observación y nuestra paciencia. No obstante, llegado un punto de la aventura, me he dado de morros con un auténtico muro: el puzzle del circuito. En esencia, es el clásico rompecabezas que consiste en formar una imagen, pero tiene un par de detalles que lo acercan más a un cubo de Rubik, elevando su dificultad a un nivel un poco loco en comparación con la trayectoria previa. Como curiosidad, nos encontraremos con otras referencias habituales en las aventuras y RPGs, como los puzzles en los que debemos reproducir patrones visuales y sonoros o el mítico laberinto de pantallas que nos llevan al comienzo si no escogemos el camino correcto (la letra de “Mapas” de Vetusta Morla le va a la perfección como pista).

Los Rios de Alice - Circuito

El equipo de Delirium ha conseguido un producto notable, bien cerrado y, sobre todo, muy personal, que provocará de todo menos indiferencia. Totalmente distinto a lo que nos tienen habituados con sus títulos bajo la marca “Kinito”, de estética cartoon, más casuales. Está disponible en smartpones y tablets pero en mi opinión pide a gritos una versión de PC, creo que es la plataforma que mejor le iría a este juego y, sinceramente, espero que se decidan a hacer el “port”.

Como último apunte, destacar que Los Ríos de Alice ha sido nominado en los premios del Fun & Serious Game Festival y el hóPlay, cuya programación transcurrirá en paralelo a finales de noviembre, tal y como os hemos venido contando en otros posts.

Anuncios

One Response to Jugamos a… Los Ríos de Alice

  1. drubio says:

    yo estoy blkeado un pelin mas adelante del dichoso circuito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: